La historia del cultivo del amaranto es muy singular, podríamos decir que es una planta ancestral, porque se establece que su origen tuvo lugar hace 7 mil años. Algunos cronistas y especialistas dicen que, fueron los Mayas quien iniciaron el cultivo de este supercereal y que, más tarde, los Aztecas e Incas siguieron el ejemplo.

Podríamos decir que este es comparado y confundido con la quínoa, ya que tienen un aspecto y propiedades similares, pero no es así. Lo que no podemos negar es que la quínoa también es considerada un supercereal.

El amaranto y la quínoa también son llamados pseudocereales, debido a que estos no son botánicamente cereales pero sus propiedades son realmente parecidas. Pueden ser llamados vegetales y sin duda alguna necesitas incluirlos en tu mesa.

Si quieres conocer cuáles son las maravillosas vitaminas que forman parte del amaranto, necesitas ver una maravillosa lista de nutrientes, minerales y otros elementos importantes para el cuerpo que abundan en este grano.

Vitaminas que aporta el amaranto

Unas de las principales vitaminas naturales que se encuentran dentro del amaranto son:

Vitamina A, Vitamina B, B2, B3, B5 y B6, Vitamina C; también proporciona otros minerales y nutrientes como niacina, fosforo, hierro y calcio; el magnesio y zinc se encuentran en su lista de nutrientes. Es una buena fuente de ácido fólico, ideal para las madres que tienen pequeños en periodo de lactancia y quieren tener una buena alimentación.

La lisina también forma parte del amaranto, es un aminoácido realmente importante para el cuerpo.

Todas estas propiedades son fundamentales, debido a que se pueden tratar diferentes males como el cáncer de colon, la hipertensión, la osteoporosis, insuficiencia hepática, insuficiencia renal crónica y encefalopatía hepática.

También se pueden tratar enfermedades como la anemia y evitarse si se consume con continuidad. Las propiedades antiinflamatorias del amaranto son indiscutibles y esto se debe que contiene aceites y péptidos que alivian la inflamación en el cuerpo.

Los pacientes de diabetes, enfermedades del corazón y condiciones en donde algunos órganos o músculos se inflaman con regularidad pueden aprovechar estas propiedades fácilmente y sin riesgos, porque el índice de glucemia es muy bajo en el amaranto.

Sin duda alguna la buena combinación de fibra y fitonutrientes pueden ser una excelente forma de tratar la presión arterial con el tiempo reducirse a niveles estándar. El colesterol malo también puede disminuirse con el consumo continuo del amaranto.

Free Divi WordPress Theme, Find new Free Android Games at dlandroid24.com